Posicionamiento Web en Buscadores

Nuestro servicio de SEO (Posicionamiento en Buscadores como Google, Bing y Yahoo) incluye: Posicionamiento Orgánico, On-Page SEO, Off-Page Seo, Creación de Backlinks, Análisis de Palabras Clave, Reportes de Visitas y Posiciones.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Contenido[Mostrar]

Uno de los grandes campos de batalla para el futuro inmediato en el comercio electrónico es el de los supermercados. Aunque había sido uno de esos terrenos en los que a los consumidores parecía que les costaba entrar en el terreno del consumo online, en los últimos tiempos se han ido acostumbrando más y más a hacer esas compras a través de la red.

 Amazon Go

De entrada, algunos fenómenos, como el boom de la comida a domicilio comprada online, ayudan ya a perfilar cómo se está cambiando y qué es lo que está haciendo que se consuma en la red. Una estadística de Kantar Worldpanel señalaba recientemente que el 66% de los españoles, por poner un ejemplo concreto, ya había usado al menos una vez uno de los servicios de comida para llevar y a domicilio. Se estaba cocinando menos y se estaba comprando más a domicilio. Y, aunque la comida a domicilio no es exactamente el supermercado online, muestra cómo nos vamos familiarizando cada vez más con acceder a este tipo de productos a través de vías diferentes.

La alimentación es al que se espera que protagonice uno de los bombazos futuros en el sector del comercio electrónico. Lo hará porque los consumidores son más receptivos, pero también porque los gigantes tradicionales de la alimentación están apostando por ello y porque los del ecommerce están intentando posicionarse en este terreno.

Alibaba o Amazon, apuntaban los analistas, están intentando posicionarse mucho mejor en el terreno de la alimentación y posicionando de forma más destacada sus supers online. Amazon, de hecho, compró Whole Foods en un movimiento de esos clave y destacados. Whole Foods era una cadena de supermercados en Estados Unidos con una identidad muy destacada, porque ofrecía productos saludables y frescos. Para Amazon era una manera de contar con una red de espacios físicos y de contar con una mejor infraestructura para su supermercado online.

Ahora, el gigante podría asentar todavía más esa idea porque, según han desvelado los medios estadounidenses, ahora quiere abrir sus propios supermercados. Más allá de Whole Foods, podría lanzar su propia red paralela.

Su propia cadena de supermercados

Los planes son concretos y tienen fechas. Amazon planea abrir una cadena de supermercados nueva, que llegará a lo largo de este año y que se estrenará con docenas de espacios en las principales ciudades estadounidense. No serán supermercados Whole Foods y no serán tiendas Amazon Go (los espacios sin cajeros que Amazon está posicionando por todo EEUU), sino que encajarán más con la idea de los supermercados de siempre.

Esto es: Amazon competirá con los gigantes de los supermercados de toda la vida. Las filtraciones de la prensa estadounidense apuntan a que Amazon ya tiene espacios alquilados para abrir sus supermercados en algunas grandes ciudades estadounidenses, pero también que podría usar la compra de cadenas de supermercados de pequeño tamaño y con ámbitos locales (cadenas regionales) para ir creando su infraestructura. De este modo, podría competir con precios (algo que Whole Foods y su posición de comida orgánica y calidad no permite) y tener una red para llegar a más y más consumidores.

Cómo impactará

Los portavoces de los supermercados estadounidenses y de las cadenas más notables no han querido hacer declaraciones hasta saber qué es exactamente lo que Amazon va a hacer, aunque el movimiento podría ser un golpe para su situación y obligarles a tomar más decisiones y más movimientos en el mercado. Como apuntaba un analista, Amazon ya les obligó a hacer entregas a domicilio, ahora podría empujarles a hacer más cosas.

El movimiento, como apuntan en un análisis en Bloomberg, podría ser la vía que Amazon podría seguir para hacerse con un hueco en las compras del día a día (algo que Whole Foods no les ha permitido hacer por completo) y entrar en el mercado de la alimentación con fuerza (un mercado que en EEUU mueve 800.000 millones de dólares al año). Es un movimiento arriesgado, eso sí, recuerdan en el análisis, porque Amazon no parece que vaya a ir abriendo espacios poco a poco y con poco riesgo ante el fracaso (como ocurre con sus librerías).

Pero a todo esto habría que añadir que el gran problema de los supermercados online que son pure players ecommerce está en que no tienen el músculo para llegar de forma masiva a la población. Si operas desde Madrid, mandar la compra de la semana a tus consumidores de Vigo, Jaén o Huesca puede resultar caro y poco rentable. Si tienes, sin embargo, un supermercado físico en la zona cuentas ya con una base de operaciones que te permite conectar con esos consumidores.