Posicionamiento Web en Buscadores

Nuestro servicio de SEO (Posicionamiento en Buscadores como Google, Bing y Yahoo) incluye: Posicionamiento Orgánico, On-Page SEO, Off-Page Seo, Creación de Backlinks, Análisis de Palabras Clave, Reportes de Visitas y Posiciones.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Contenido[Mostrar]

Google envió un correo electrónico a sus usuarios, En diciembre del 2018, anunciaron la decisión de cerrar Google+ para usuarios particulares en abril del 2019. "Has recibido este correo electrónico porque tienes contenidos en Google+", empezaba, recordando que la red social iba a cerrar en breve y que los usuarios tenían que descargarse los contenidos que allí tenían almacenados si no querían perderlos. Google recordaba que cerraría la "versión pública de Google+" el 2 de abril de 2019.

Diseño web

A primera hora de la mañana del 2 de abril, todavía se podía acceder al perfil propio en Google+. Un aviso sobre un fondo amarillo-anaranjado volvía a insistir en que la red social se iba a cerrar y que recomendaban descargar la información. Hacer clic en la página de inicio permitía descubrir, eso sí, que hay quienes siguieron publicando contenidos prácticamente justo hasta el final.

Google+ apareció en junio de 2011. Google se estrenaba en el terreno de las redes sociales y lo hacía de una forma muy ambiciosa. Estaba claro que quería luchar contra Facebook y que quería comerle terreno.

Mucho buzz en el primer momento

En un primer momento, además, consiguió generar un elevado buzz vinculado a la red. No podía hacerse cualquiera una cuenta y había que esperar pacientemente a recibir una invitación. De hecho, en aquellos primeros momentos, los únicos perfiles que podían crearse era personales y no de marcas o medios, lo que lanzó a marcas y medios a un frenesí para encontrar la manera de estar presente como fuese en ese entorno. Las empresas creaban perfiles de personas que en realidad eran escaparates para su marca.

Los servicios de la red social, especial los Hangouts (mensajería que incluiría videollamadas), funcionaban como otro gran reclamo. También lo era el hecho de que la red social permitía crear círculos de usuarios, con lo que limitaba el cómo y a quién llegaban los contenidos. En la era dorada de las redes sociales, en la que todavía no se estaba tan preocupado como ahora con la privacidad de las cosas, Google había presentado un ajuste que se centraba justo en eso.

De entrada, todo parecía perfecto para lograr conectar con los usuarios y sin embargo no fue lo que ocurrió. Ya en un primer momento se alertaba de que Google tendría que luchar contra ciertos elementos para posicionarse. De entrada, Google luchaba contra Facebook...pero Facebook tenía una conexión muy profunda con sus usuarios y, en aquel momento, no había una gran masa de consumidores que quisiesen cambiar de red social. A eso se sumaba que el funcionamiento de Google+ requería aprender unas nuevas normas, pero también que Google estaba asociado a otros servicios en la mente del consumidor y no a los entornos sociales.

Un fracaso en el mercado

Y, a pesar de todo lo que Google apostó por la red social, Google+ acabaría siendo un fracaso. Tras el primer momento de entrada escalonada y de hacer que convertirse en usuario de Google+ fuese casi una especie de objeto de deseo del mundo online, Google abrió a todos sus usuarios la posibilidad de hacerse con un perfil. Luego, fue imposible ser usuario de Google y no tener un perfil en la red social, aunque no se usase y aunque no interesase (una manera muy directa de poder decir "tenemos X millones de perfiles" aunque no se empleasen). Google intentó incluso forzar a los usuarios de YouTube a serlo también de Google+.

Pero ni con esas Google logró que su red social cuajase como oferta mainstream. En 2015, de hecho, Google empezó ya con el proceso de despiece de la red social. Google+, a pesar de que Google la había metido casi que con calzador y la había diseñado para que fuese justo como lo que estaba pasando en el mercado, no tenía contenidos, ni actividad, ni atractivo.

"Google+ estaba destinada a fracasar desde el primer día", explica Matt Navarra, experto en redes sociales, que cree que el fracaso se debió a la suma de "problemas con una interfaz de usuario pesada y cambiante, ser el último en llegar frente a gigantes como Facebook, una experiencia de usuario inconexa y rumores de desacuerdos internos sobre cómo debería influir Google+".

A eso se suma que el formato de generar engagement y actividad era gris. Había que pulsar el botón de +1. Como recuerdan en un análisis de la BBC, nadie dijo jamás lo de "si te gusta dale +1" a diferencia de lo que ocurre con Facebook y Twitter.

El golpe de gracia

El golpe de gracia lo dio un fallo de seguridad. Hace unos meses, Google reconoció que la seguridad de Google+ se había visto comprometida, haciendo que la información de sus usuarios estuviese visible para los 'malos'.

Google reconocía entonces en un post que Google+ era ya un desierto de actividad y el 90% de los usuarios tenían una actividad anecdótica. Tras el fallo de seguridad llegó el anuncio de cierre y Google+ se convertirá así en la que posiblemente fue la más prometedora 'Facebook-killer' pero que no logró pasar de sus 15 minutos de gloria.